Nuestra Biblioteca
Dedicada a Karol Wojtyla
Importancia del servicio bibliotecario
Misión
Visión
Valores
Objetivos Estratégicos
Organigrama



Pregunta al Bibliotecario
Nuestra biblioteca

La UPAEP es un ámbito de libertad, condición necesaria para buscar la Verdad sin restricciones. De esta forma, la biblioteca, como espacio de reflexión y expresión, está dedicada a construir cotidianamente ese ambiente, mediante el apoyo que se presta a las funciones sustantivas de docencia, investigación y extensión.

La biblioteca, como un eslabón importante en la cadena de comunicación humana, se convierte en una gran fuerza cohesiva, en el momento en que la cohesión social es de vital importancia. Mientras que los medios de comunicación son declarativos, la biblioteca propicia un ambiente de reflexión permanente, en donde se analizan y plantean diversidad de cuestiones, esperando encontrar respuestas y alternativas de solución, que sean sugerentes para los problemas del hombre, de la sociedad y para las implicaciones de la Globalización y el Desarrollo científico, tecnológico y cultural.

Se percibe a la biblioteca como un sitio vivo y dinámico, donde la comunidad universitaria se reúne, cita su cultura, ordena su memoria y encuentra sentido para el desarrollo que espera del futuro. La biblioteca es un ambiente fundamental para el desarrollo de la actividad académica.

En ese sentido, el negocio de la biblioteca es la recuperación, acopio, análisis, organización, clasificación y difusión de la información. Pero no toda ni cualquier información, sino aquella que apoya la formación profesional y humana de los estudiantes; aquella que ayuda a identificar las necesidades y problemáticas sociales; la misma que permite diferenciar las alternativas y métodos de solución; la que mantiene vigente el conocimiento de la realidad; la que registra el desarrollo de la ciencia y la cultura; primordialmente, la que está consignada en el curriculum universitario vigente.

Información, conocimiento y pensamiento no son lo mismo, aunque están íntimamente implicados. La información es la materia del conocimiento; el conocimiento es un complejo proceso de abstracción, cuyo resultado se denomina pensamiento.

Un conjunto de datos constituye una gran fuente de información, que por sí sola está inconexa, carece de sentido y significado. Es a través del pensamiento, validado ante la realidad, como se puede establecer relaciones entre los datos, adquiriendo sentido y significado en contextos específicos en donde perviven.

Los contenidos de información deben estar dispuestos de forma tal que la labor del estudiante y del académico se simplifique en los procesos de su búsqueda y recuperación, a fin de dedicar un mayor tiempo al análisis de la misma. Esta simplificación, hoy día, puede lograrse a través de un numeroso conjunto de fuentes y recursos de información y de un eficiente equipo de personas que apoyan directamente esta labor.

Sin embargo no son suficientes, por sí solos, ni el conjunto informativo organizado, ni la eficiencia del prestador del servicio bibliotecario, sino que ambas se conjugan con la creciente adquisición y desarrollo de habilidades intelectuales, así como de las competencias profesionales de los estudiantes, académicos y personal bibliotecario.